MENDOZA

Se disparó el precio de la harina y afecta a panificados

El presidente de la Federación de Panaderos habló sobre la suba de la materia prima y cómo impacta en el consumo de los clientes

Nuevamente, la harina, elemento fundamental para la elaboración de panificados, ha sufrido un aumento. Con esto, el precio de los productos ha incrementado en un 25%.

Cristián Dibetta, presidente de la Federación de Panaderos, explicó las razones y detalló cómo repercuten los aumentos en el hábito de consumo de los clientes.

“El incremento más fuerte que se ha sentido actualmente ha sido en la harina, que es nuestra materia prima principal para fabricar cualquier producto de los nuestros. A esto se le suma todos los otros insumos que han ido subiendo a partir de diciembre a la fecha, no menos de un 35% o 40%.” aseguró.

“Hoy, estamos sugiriendo un 25% en el aumento de las pastas. Para que no se haga sentir tan abruptamente aumento, dentro de la cámara hemos tratado de ir subiendo gradualmente. Esperamos que, por lo menos la harina no nos suba más, porque si no, no vamos a terminar con el 25%, vamos a tener que seguir subiendo y la verdad sentimos que la gente se aleja y no puede comprar porque la mercadería no está acorde a sus sueldos y a lo que tiene que gastar.”

Para tener una idea más concreta, antes, un kilo de fideos costaba alrededor de $480 o $500. Hoy, el precio que ronda está entre los $640 o $680.

En el caso de las pastas rellenas, el kilo de sorrentinos cuesta $1600. Una caja de ravioles, ronda los $650 o $680, mientras que antes costaba $480 aproximadamente.

Para que un panadero pueda elaborar sus productos, debe comprar al menos una bosa grande de harina. Hoy, esa bolsa está 1800 pesos aproximadamente. Si observamos un poco más en detalle, también encontramos que la bolsa de harina refinada (que es la que se utiliza para la elaboración de pastas), ronda los 2400 pesos. “Es una locura para fabricar y también cuesta conseguirla. Hace 20 días que no ingresa harina. Todos los colegas tienen pedidos tomados pero nadie recibe todavía. Estamos a la espera de que esta semana les repongan a todos los que ya se están quedando sin materia prima” señaló Dibetta.

Sin dudas, estos aumentos se ven directamente reflejados en la frecuencia de consumo de los clientes, quienes han disminuido las visitas a la panadería de manera notable. “Antes la visita del cliente era dos o tres veces por semana, ahora se va achicando a una vez por semana, que es puntualmente el domingo, o durante el fin de semana, cuando se puede dar ese gusto”, señaló.

Por otra parte, a la elaboración de estos productos se le debe sumar el costo de los impuestos, que de manera gradual, también han ido aumentando. “Incrementa la energía. El gas viene con un aumento, todavía a lo mejor no lo hemos visto, pero viene. Con eso, todos los otros impuestos que han aumentado, suma”.

Sin embargo, Dibetta aseguró que la intención de la cámara es “aguantar” lo que más se pueda con este aumento del 25% y evitar, en lo posible, volver a retocar los precios” concluyó.

La situación está difícil para todos. De los dos lados del mostrador. A los comerciantes no les gusta aumentar porque saben que eso genera que la gente compre menos, sobre todo en la situación en la que está el país y cuando los sueldos no se acomodan a esta realidad. Sin embargo, no pueden dejar de hacer frente a los aumentos.

Autor

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *